FIRA LLIBRE 2009 BALANCE

Ya ha concluido la 40 edición de la fira del llibre de Valencia, no he tenido tiempo de hacer mi propia valoración, si bien es cierto que no me siento identificado con las optimistas declaraciones de la dirección , supongo que habrán recogido las impresiones de todos los participantes para presentar unas conclusiones mas o menos indicadoras de la media.





PRESENTACIÓN DE LOS LIBROS DE LA LINTERNA SORDA, CON ANA MUIÑA Y JOSÉ MANUEL ROCA

Este balance es personal, y por tanto susceptible de incurrir en subjetivismos, pero es el mío, no voy a entrar en la valoración económica en el que un año mas demuestro mi escasa agudeza comercial.




VOLVÍ AL MEGÁFONO DE MANO, COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS, y COMPARTIMOS CHARLAS ENTRE CERVEZAS



Es en el terreno cultural donde la fira apenas consigue despegarse de una trayectoria de inercia de escaso nivel, lo que le confiere, más allá de las fabulosas ventas que nos cuentan, un papel mediocre, claro en gustos literarios, cada cual tiene el suyo pero dista mucho de acercarse a las ferias donde los autores pugnan por asistir, la fira de Valencia sigue siendo poco apreciada y escasamente valorada, algo que no se corresponde con las cifras de ventas y el creciente número de visitantes. ABELARDO MARTÍNEZ, ENTUSIASTA Y ENTREGADO CON LA POESÍA

La fira tiene numerosas dificultades, en primer lugar un gobierno local y una Consellería de Cultura que ya nos ha demostrado repetidamente en los últimos años que entienden ellos por cultura, y no es sino una subrogación a la cultureta de sacristía al evento huero, de fanfarria autocomplaciente con los tics propios del que desprecia todo aquello que no entiende, por eso el torpedeo permanente a una fira autónoma, dinámica gestionada con mayor o peor fortuna por los libreros y libreras de la provincia de Valencia.

VIKTOR ESTÁ SERIO, ALGO FALLA, SERA QUE SE AVECINA LA LLUVIA
Y aquí entraría la parte de crítica, o autocrítica, pues creo que seguimos sin entender la definición que de nosotros hace la Ley del libro, cuando nos denomina a las librerías Agente Culturales, eso estamos muy lejos de conseguirlo, la mayoría incluso de intentarlo, porque es más cómodo estar atentos a la venta, que a dotar de actividades que enriquezcan la vida cultural, esto ya se demuestra en la preparación, pocos muestran interés por aportar nada, no existe un debate sobre que tipo de fira queremos, vamos a piñón fijo, y los años van pasando y una fira es repetición de la anterior. Tengo una amiga que es periodista en un medio escrito de la ciudad, me dice que los escritos de un año servirían perfectamente para todos, cuando se entrevista con la presidenta ya sabe lo que va a decir. PRESENTANDO A LOS COMPONENTES DE SOPA DE POETES
Yo la verdad no me siento muy complacido cuando proclaman que el libro más vendido es el de las memorias de Santiago Carrillo, o los best sellers de Larsson, y me produce estupor el comprobar el seguidísmo con respecto a determinados personajes mediáticos, La fira exige una reflexión y una apuesta por dotarla de contenidos claros y participativos por todos los feriantes y el mundo de la cultura valenciana sin excepciones, o de lo contrario todos tendremos parte de culpa de una decadencia cultural evidente y de una comercial que se avecina.
Lo mejor, el conocer a nuevos amigos y amigas en este mundo de las letras para compartir en el futuro proyectos de actividad literaría, a pesar de todo, lo pasamos bien, incluso en algunos momentos muy bien, con Sopa de Poetes, La Palabra Itinerante, Fundación Inquietudes, con los ya conocidos de Valencia, que se volcaron con entusiasmo, gracias especiales a Viktor y Quique por destacar a dos de entre todos los que hicimos del acto del día 25 algo memorable.

JOAQUÍN LONDAIZ Y SUS YA CINCO, DRAGONES ELLIOT NOS VISITAN TODOS LOS AÑOS
Aquí he colgado algunas fotografías de Mada, Alicia Martinez, García Poveda, el flaco, algunos de los momentos estelares en la fira con la participación de algunos firmantes y del evento poetico. Hasta el año que viene

4 comentarios:

  1. Hola, nos conocimos un dia que fui y compré unos libros de poesía en Primado, hablamos un poco. Fui a la feria e hice mi valoración, pensé que podría interesarle una opinión "desde fuera",

    http://robertalbert.blogspot.com/2009/04/poesia-en-la-feria-del-libro-de.html

    sólo es una opinión. Un saludo, volveremos a vernos pronto y gracias por toda la info que me dió.
    :)

    ResponderEliminar
  2. Estupendo análisis que no debe caer en saco roto.
    Me tomo el permiso para enlazarte a Facebook y darle un poco de difusión.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Miguel, denoto en tus palabras cierto halo de desencanto y bueno, no es para menos; independientemente de los números, que son importantes. Hablando de números, no creo que a unos les fue sobresaliente y a otros aprobado; para nada, si hubo algo de crisis, fue para todos, lo tengo claro. Pero de cara a los patrocinadores... siempre hay quien quiere maquillar los resultados, quizás para justificar el evento que año tras año acontece en los viveros. Cuando tendría que ser al contrario, hablar claro, sacar las cartas sobre la mesa; innovar, inventar, promover, pensar y hasta recapacitar.

    La feria es como un club de futbol, hay estrellas que matarían por jugar en tal equipo y equipos que andan arrastrándose detrás de estrellas de media luz, ese es el problema. Hay plazas donde algún diestro pagaría por torear y otras donde tienen que pagar suculentas mordidas para que alguna figura quiera venir a torear. Es problema de amor propio, de orgullo, de querer ser la FERIA DE REFERENCIA, pero claro, para conseguir ser plaza de primera hay que apostar, arriesgar e invertir; esa es la palabra, invertir; ya no solamente euros, también en ilusión, en independencia, en liderazgo y en ILUSION. Solamente así, llegará el día que no habrá que pagar 2000 euros a un escritor para que venga un día a firmar, al contrario habría que decirle a más de uno "EL CARTEL ESTA CERRADO" prueba a ver el año que viene. De todas formas y a título particular, fue una experiencia maravillosa y gratificante el haber estado firmando en tus casetas.

    ResponderEliminar
  4. Miguel:

    Hay quien aprende de la experiencia de vivir y convivir. Otros, con los años se hacen viejos y más torpes.

    Creo que tu madurez y honestidad se dejan sentir no sólo en la manera de enfocar el negocio (no-ocio) de la librería, cargando las tintas en la relación con los lectores y con los autores por una pasión libertaria de contribuir en lo posible a visibilizar pautas, textos y pensamientos que generen acciones justas, socializadoras y creativas sino aún más por la lealtad interna y la auteridad externa desde la que tu vida emana una práxis utópica cercana e inquietante.

    Un librero que es amigo de la buena escritura, de la que se dá tras un trabajo serio por en "bien escribir" al que Alfons Cervera alude con insistencia como función y responsabilidad de cualquier escritor, se denota en su manera de priorizar. Al reves que la anodina propuesta de La Feria del Libro, tú procuras que el dinamismo vaya orientado a posibilitar no sólo público, sino diálogo y no sólo literatura, sino buena literatura.

    Vender nos importa, a los que somos comerciales. Pero una venta de productos no, una venta de servicios, no, lo que debemos vender es lo que pueda necesitar o mejorar la vida del consumidor, que antes que consumir su salario en evasión o excesos, debiera ahondar en lo que le puede en verdad decir un poco quién es, a dónde vá y por qué está hoy la vida cómo la conocemos y quiénes manejan la cultura o el poder y con qué intención y a costa de qué perjuicios invisibilizados o mentidos...

    José Luis Sampedro, Enrique Falcón, Ana Pérez Cañamares, Carla Badillo o Laura Giordani, Alfons Cervera o Antonio Méndez Rubio, David Eloy o David González o David Franco Monthiel o Rosa Lentini o Chantal Maillard o Belen Gopegui o Eva Fernández o Pedro Montealegre o Daniel Bellón (¡qué grande!) o Jorge Riechmann o Eduardo Milán o Juan Gelman o Eduardo Galeano o Ricardo Sarabia o Marcos Canteli o Esther Ramón...

    siempre y mucho antes que los vendedores de humo, las vendedoras de ruido, que para no ofender omitiré pero que estan habitualmente pegaditas a los pies del Euroditor, en las casetas de la Cultureta masiva y en los rankings de ventas de libros para aplacar el aburrimiento en vacaciones.

    La Feria de Valencia está poco estimulada y es poco estimulante. Como ciudadano de Valencia me entristece que estemos tan lejos del auténtico potencial deliberativo, poético y comunicativo y que manejemos con tanta irresponsabilidad espacios públicos, tiempo y dinero.

    Y por si interesa o no, mi nombre es Víctor Manuel Gómez Ferrer y llevo visitando la Feria del Libro unos 28 años. Al principio con mi padre, luego sólo, ahora con mis hijos, compañera y amigos.

    Triste balance que os ahorro.

    Todo apunta a que los ciudadanos y los lectores y los escritores no debemos sino sumarnos a cualquier buena iniciativa que nos permita recuperar o crear un espacio digno y heterodoxo, de buena escritura en Valencia. Miguel, tú eres uno entre otros (Jaime de Ubik, Sergio de Valdeska, etc.,) a los que merece la pena acompañar en una tarea que es de todos.

    Un abrazo grande,

    Víktor

    ResponderEliminar