CUATRO POETAS......AMIGOS

-A estos cuatro poetas no puedo encorsetarlos en una definición insoportable, por lo que contenga de injusta, por tanto lo dejare como cuatro poetas amigos, inmensos; ese es un tratamiento adecuado, de su poesía asistan ustedes el viernes, día 19 a las 7,30 horas a la librería y escúchenlos, pálpenlos y dejense llevar en el recital presentación de sus últimos trabajos. Después hablamos. Presentará Jesús Ge.

CUERPO A CUERPO
Antonio Méndez Rubio

Quizá haya una conciencia del cuerpo. No porque el cuerpo sea su tema, su objeto, sino porque pertenezca al cuerpo. Sería quizá una conciencia imposible. Pero seguramente tendría (o podría tener) algún extraño sentido poético y político al mismo tiempo. Como un temblor: si irrumpe en las palabras nada se da por sabido. Ni el cuerpo de las palabras. Ni las palabras del cuerpo. ¿Qué decir? ¿Qué comprender? ¿Qué escuchar en ese preciso momento?



La última imagen

y también sin motivo:

sola, una mínima flor

asoma,

despacio,

pisada en un suelo de nieve.

Cuando no estés presente

recuerda que ese daño,

de alguna manera,

nos debe una explicación:

un ruido de

pasos firmes.



MATERIA OSCURA
Laura Giordani

El sufrimiento infantil, invisible, invisibilizado de manera interesada, se despliega como urdimbre oscura que sostiene con la extinción de toda esperanza las sociedades de la opulencia. Holocausto oculto y sin tregua frente al que la palabra se yergue con dificultad mostrando su insuficiencia ante la muerte.



Ver de una vez la palabra
abrazando los pedacitos
rotos del mundo



palabra gasa para la espalda dolida
palabra abriendo sus costados
para alojarte


El tizne en las mejillas,
el perfume a muerte temprana,
la noche cubriendo la orografía
cárdena de tu cuerpo
con todos los relieves del maltrato,
tu sombra menuda repartiéndose,
haciéndote
cada vez más inconsistente
en el asfalto y las nubes
a contramano, duelen.

El zócalo de almohada,
la bolsita de pegamento,
su nana mortal contra la boca.

Te van endureciendo las esquinas:
sus ángulos cada vez más agudos
decapitan candores, desdicen
las mieles y vas cayendo sin cese
sobre las crestas frías del alba.

Duele la indiferencia:
esa extensión de sien a sien
donde se evapora el llanto tan rápido.



HUÉRFANOS AÚN
Víktor Gómez

En un tiempo de gran orfandad apenas saber cómo decir . El enemigo usurpó
las palabras, nos devaluó las posibilidades del lenguaje. Vivimos en guerra
contra los asesinos de la esperanza y la compasión. Somos, Huérfanos aún, si
entendemos con Arturo Borra que No será por vocación de distancia / si la
inquietud cava subterráneos / y las vallas no detienen el pulso// . Convenimos
con Laura Giordani que ante el daño sobre los indefensos, el derrumbe de lo
frágil, la narcosis del lector masivo y la banalización de la cultura light, que
No bastará con la poesía; habrá que tener además los huesos livianos de los pájaros habrá que intentar encontrar una manera de unir justicia y belleza en el lenguaje, de traducir la mirada poética o desnudar lo ausente de olvido y la pérdida de la ascensión de la insignificancia en el imperio de lo superfluo... balbucir, apenas, lo vivido apostando para el ser y para la poesía, no por más, si no por mejor:

De verdad,
la belleza
sólo puede ser el atrevimiento
de la fragilidad a darse.

Para que no

lo vieran

----------tuvo que
andar ----------a favor
de los vientos.

Como una daga ------------------(por el cuello)
que hacia adentro se entrega fácil

como un insípido veneno ---------(por la boca)
que transparente se disuelve

sin saber supo ser -------------aire
y así nos ganó para la muerte —sin matarnos
todavía— -----------(como un virus)

---------Así es la mentira.




UMBRALES DEL NAUFRAGIO
Arturo Borra

Haber callado/ haberse hundido
en el abismo que abre las preguntas
y así volver a empuñar un silencio
y dejar
que esta lengua reinvente su testimonio.


Casi todo

Más tarde supe: sobra
casi todo.

Esta escritura sobrante
sobrevive como una especie
que agoniza. No sé qué lenguaje apagado
invoca. En una grieta
me asomo hasta las últimas luces
y nada veo.

Sólo el desierto es consistente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada