MIGUEL HERNÁNDEZ, EN EL CORAZÓN


No me gusta abusar de la palabra homenaje, pero cada recital de poemas de Miguel, acaba siéndolo, y este será particularmente entrañable pues en el participará la sobrina del poeta, Rosa Moreno Hernández, que nos hablará del libro titulado Madrid a Miguel Hernández, desde el Café Gijón,  junto a ella recitarán sus poemas el grupo de poesía del IES Benlliure Miguel Hernández, encabezados por Emilio Rucandio; todo eso el próximo jueves día 18 a las 19 horas. 


Si alguien pretende que olvidemos la poesía de Miguel Hernández, o que la contemplemos vacía de contenido social, de clase y de color político, que se olvide, su canto es inconfundible y alinea los tres aspectos en única voz que acaba por ser un torrente de rebeldía y de amor, la poesía de Miguel Hernández es cada vez más actual, por coger unos versos al azar,  "yugos os quieren poner gentes de la hierba mala, yugos que habéis de dejar rotos sobre sus espaldas. Crepúsculo de los bueyes está despuntando el alba. Los bueyes mueren vestidos de humildad y olor de cuadra: las águilas, los leones y los toros de arrogancia, y detrás de ellos, el cielo ni se enturbia ni se acaba" me inspira todo un mundo que sacude la actualidad. 


Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!
Esas son palabras del poeta Pablo Neruda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario