ESTO SI ES MIGUEL HERNÁNDEZ

-Esto sí es Miguel Hernández, es el título con el que han decidido denominar al recital presentación de la Asociación de Vecinos de Benimaclet, que acogemos en la librería para convocarlo conjuntamente desde la base, lugar en que nos reconocemos hermanados con el poeta, un homenaje vivo, participativo con quien nos unen versos y desgarros. Justo en estos tiempos de amnesia, peor que el olvido es la manipulación obscena, digamos Miguel poeta, y decimos pueblo, compromiso inconfundible en su voz y en sus gestos con los desposeídos, somos compañeros de trinchera, y no pedimos permiso, ni desdibujamos su ejemplo, empezamos el año Miguel Hernández, en un recital abierto, donde vecinas, vecinos de este barrio y todo aquel que se quiera pasar por la librería podrá participar en la lectura y en el compromiso. Este es el primero de los actos que dicha asociación tiene en mente organizar a lo largo del año.
MARTES 2 DE FEBRERO A LAS 19´30 H.

CERTAMEN LITERARIO ALFAMBRA 2010

Ya tenemos la convocatoria de 2010 de certamen literario en su modalidad de relatos y poesía, y el de jóvenes Óscar Abril, este es el cuarto año que el grupo literario y cultural Alfambra organiza dicho certamen que año a año crece en participación, aquí tenéis las bases, poco tiempo para repasar os escrito y enviarlos, ánimo.


IV Certamen Literario de “ALFAMBRA” - 2010

Convocatoria para el IV Certamen Literario de RELATOS CORTOS y POESÍA 2010

“Asociación Grupo Literario Cultural Alfambra”

BASES

Participantes “Relatos Cortos”: Podrán participar los autores que lo deseen españoles o extranjeros, siempre que los trabajos se presenten escritos en lengua castellana y por quintuplicado, con una extensión mínima de 5 páginas y máxima de 8, por una sola cara, en formato DIN A-4, a doble espacio, tipo de letra Times New Roman de 12 puntos.

Participantes “Poesía”: Podrán participar los autores que lo deseen españoles o extranjeros, siempre que los trabajos se presenten escritos en lengua castellana y por quintuplicado, con una extensión máxima de 60 líneas o versos, por una sola cara, en formato DIN A-4, a doble espacio, tipo de letra Times New Roman de 12 puntos.

Dotación, para cada una de las modalidades: Se establecen los siguientes premios:

- Un primer premio de 600 euros y estatuilla de bronce.

- Un segundo premio de 400 euros y estatuilla de bronce.

- Un tercer premio de 250 euros y estatuilla de bronce.

Condiciones: Los trabajos deberán ser originales e inéditos y no haber sido premiados en ningún otro concurso.

El tema será de libre elección y cada concursante podrá enviar un máximo de DOS trabajos tanto en RELATOS CORTOS como en POEMAS, con sobres separados, de forma que cada sobre contenga, un solo trabajo.

Los relatos y poesías deberán presentarse obligatoriamente bajo seudónimo. Adjuntando plica cerrada en la que en su exterior figure título y seudónimo y dentro nombre, apellidos, dirección, teléfono, correo electrónico (si lo tiene) y fotocopia DNI, si no es Español, fotocopia de otro documento que lo identifique.

Los trabajos se enviaran por correo postal (NO se aceptara por correo electrónico), indicando en lugar visible, tanto en el sobre exterior como en la plica (CONCURSO RELATOS CORTOS) o (CONCURSO DE POESÍA), a la siguiente dirección:

AYUNTAMIENTO DE ALFAMBRA

“Asociación Grupo Literario Cultural Alfambra”

Calle Estudio, 21

44160 ALFAMBRA (Teruel)

El plazo de admisión finaliza el 1 de Abril del 2010 a las 24 horas. (Se aceptarán los recibidos con matasellos anterior a esta fecha) y el fallo del jurado se hará publico el día 15 de Junio de 2010. Unos días antes se dará a conocer los finalistas. La organización se pondrá en contacto de forma directa con los galardonados.

Constituyen el jurado figuras de reconocido prestigio en el mundo cultural y literario.

Los ganadores se comprometen a acudir personalmente a recoger el premio, en caso de fuerza mayor, delegara en persona capaz, mediante escrito de autorización, la persona autorizada estará obligada a mostrar documentación fehaciente.

El Grupo Literario organizara un acto cultural para la entrega de galardones en la localidad de Alfambra (Teruel), el sábado día 31 de Julio del 2010.

Los gastos de alojamiento para dos personas, una noche, (NO desplazamiento) serán por cuenta de los organizadores. En caso de no asistir el ganador o representado, el premio quedará en poder del grupo literario de Alfambra.

Cualquier cuestión inherente al concurso así como el fallo del tribunal se dará a conocer por diferentes medios de comunicación y en las siguientes páginas Web:

www.alfambrinos.com

www.franciscoponce.com

www.libreriaprimado.blogspot.com

www.danielelmochuelo.blogspot.com

www.alfambracultural.net

Los trabajos premiados quedarán en propiedad de la organización por renuncia implícita de sus derechos por parte del autor. Los organizadores se reservan la facultad de su publicación en un libro junto a los premiados de otras ediciones en el momento que lo estime. Llegado el caso, cada autor recibirá dos ejemplares del libro en donde figure su obra.

No se devolverá ningún trabajo presentado a concurso, siendo destruidos los que NO hayan sido galardonados.

La participación en el concurso supone la plena aceptación de las presentes bases y para cualquier otra decisión sobre el mismo queda facultado la: Asociación Grupo Literario cultural Alfambra, cuya decisión será inapelable.


CON CARÁCTER EXTRAORDINARIO SE CONVOCA IGUALMENTE CERTAMEN DE RELATOS, PARA JÓVENES

(*) “ÓSCAR ABRIL”

Participantes “Óscar Abril”: Podrán participar jóvenes españoles o extranjeros que no tengan cumplidos los 25 años de edad en fecha 1 de Enero de 2010, presentar los textos en lengua castellana y por quintuplicado con extensión mínima de 5 hojas y máxima de 8, por una sola cara en formato DIN A-4, a doble espacio, tipo de letra Times New Roman de 12 puntos.

Dotación: Un único premio de 400 euros, y estatuilla de bronce.

El tema imprescindiblemente deberá contener valores humanos, tales como la paz, la solidaridad, la libertad, la convivencia o cualquiera de los Derechos Humanos, deberá ser original e inédito y no haber sido premiado en ningún concurso literario. Cada autor podrá enviar un máximo de DOS trabajos

Los relatos deberán presentarse obligatoriamente bajo seudónimo. Adjuntando plica cerrada en la que en su exterior figure título y seudónimo y dentro nombre, apellidos, dirección, teléfono, correo electrónico (si lo tiene) y fotocopia DNI, si no es Español, fotocopia de otro documento que lo identifique.

Los trabajos se enviaran por correo postal (NO se aceptara por correo electrónico), a la siguiente dirección:

AYUNTAMIENTO DE ALFAMBRA

“Asociación Grupo Literario Cultural Alfambra”

CERTAMEN RELATOS “ÓSCAR ABRIL”

C/ ESTUDIO, 21

44160 ALFAMBRA (TERUEL)

El plazo de admisión finaliza el 1 de Abril del 2010 a las 24 horas. (Se aceptarán los recibidos con matasellos anterior a esta fecha) y el fallo del jurado se hará publico el día 15 de Junio de 2010. Unos días antes se dará a conocer los finalistas. La organización se pondrá en contacto de forma directa con el ganador o ganadora.

Constituyen el jurado figuras de reconocido prestigio en el mundo cultural y literario.

El ganador o ganadora se comprometen a acudir personalmente a recoger el premio, en caso de fuerza mayor, delegara en persona capaz, mediante escrito de autorización, la persona autorizada estará obligada a mostrar documentación fehaciente.

El Grupo Literario organizara un acto cultural para la entrega de galardones en la localidad de Alfambra (Teruel), el sábado 31 de Julio del 2010.

Los gastos de alojamiento para dos personas, una noche, (NO desplazamiento) serán por cuenta de los organizadores. En caso de no asistir el ganador o representado, el premio quedará en poder del grupo literario de Alfambra.

Cualquier cuestión inherente al concurso así como el fallo del tribunal se dará a conocer por diferentes medios de comunicación y en las siguientes páginas Web:

www.alfambrinos.com

www.franciscoponce.com

www.libreriaprimado.blogspot.com

www.danielelmochuelo.blogspot.com

www.alfambracultural.net

Los trabajos premiados quedarán en propiedad de la organización por renuncia implícita de sus derechos por parte del autor. Los organizadores se reservan la facultad de su publicación en un libro junto a los premiados de otras ediciones en el momento que lo estime. Llegado el caso, cada autor recibirá dos ejemplares del libro en donde figure su obra.

No se devolverá ningún trabajo presentado a concurso, siendo destruidos los que NO hayan sido galardonados.

La participación en el concurso supone la plena aceptación de las presentes bases y para cualquier otra decisión sobre el mismo queda facultado la: Asociación Grupo Literario cultural Alfambra, cuya decisión será inapelable.

(*) Óscar Abril, descendiente de Alfambra, estudiante, viajaba en uno de los trenes que sufrieron el atentado del 11 de Marzo del 2004 en Madrid, perdió la vida cuando se dirigía a clase, este premio pretende rendirle un homenaje.

EINES, LA SANITAT MALALTA DE PRIVATITZACIÓ.

PRESENTACIÓN Y DEBATE DE LOS CONTENIDOS DEL
NÚMERO 9 de la revista EINES (papers per al canvi social)
DEL INFORME: LA SANITAT: MALALTA DE PRIVATITZACIÓ
A carrec del equip de redacció de la revista Eines.

La revista Eines llega al número 9, toda una hazaña de este grupo de amigos y amigas que se consolidan con un tipo de publicación abierta, y plural, en este ejemplar miembros del consejo de redacción y algunos especialistas invitados, abordaran el tema interesante del deterioro de la sanidad pública propiciado en una clara maniobra orientada hacia la posterior privatización.
Miercoles, 27 de Enero a las 7,30 tarde

LA MALDICIÓN BLANCA, DE EDUARDO GALEANO

Sobra la demagogia, lacrimógena de los bien pensantes con los pobladores, hasta ahora invisibles de Haití, aquí tenéis un articulo de Eduardo Galeano, escrito en 2004, algunos de los datos que da se recogen en su último libro Espejos. es larguito pero vale la pena.

La maldición blanca.
El primer día de este año, la libertad cumplió dos siglos de vida en el mundo. Nadie se enteró, o casi nadie. Pocos días después, el país del cumpleaños, Haití, pasó a ocupar algún espacio en los medios de comunicación; pero no por el aniversario de la libertad universal, sino porque se desató allí un baño de sangre que acabó volteando al presidente Aristide.
Haití fue el primer país donde se abolió la esclavitud. Sin embargo, las enciclopedias más difundidas y casi todos los textos de educación atribuyen a Inglaterra ese histórico honor. Es verdad que un buen día cambió de opinión el imperio que había sido campeón mundial del tráfico negrero; pero la abolición británica ocurrió en 1807, tres años después de la revolución haitiana, y resultó tan poco convincente que en 1832 Inglaterra tuvo que volver a prohibir la esclavitud.
Nada tiene de nuevo el ninguneo de Haití. Desde hace dos siglos, sufre desprecio y castigo. Thomas Jefferson, prócer de la libertad y propietario de esclavos, advertía que de Haití provenía el mal ejemplo; y decía que había que “confinar la peste en esa isla”. Su país lo escuchó. Los Estados Unidos demoraron sesenta años en otorgar reconocimiento diplomático a la más libre de las naciones. Mientras tanto, en Brasil, se llamaba haitianismo al desorden y a la violencia. Los dueños de los brazos negros se salvaron del haitianismo hasta 1888. Ese año, el Brasil abolió la esclavitud. Fue el último país en el mundo.
Haití ha vuelto a ser un país invisible, hasta la próxima carnicería. Mientras estuvo en las pantallas y en las páginas, a principios de este año, los medios trasmitieron confusión y violencia y confirmaron que los haitianos han nacido para hacer bien el mal y para hacer mal el bien.
Desde la revolución para acá, Haití sólo ha sido capaz de ofrecer tragedias. Era una colonia próspera y feliz y ahora es la nación más pobre del hemisferio occidental. Las revoluciones, concluyeron algunos especialistas, conducen al abismo. Y algunos dijeron, y otros sugirieron, que la tendencia haitiana al fratricidio proviene de la salvaje herencia que viene del Africa. El mandato de los ancestros. La maldición negra, que empuja al crimen y al caos.
De la maldición blanca, no se habló.
La Revolución Francesa había eliminado la esclavitud, pero Napoleón la había resucitado:
—¿Cuál ha sido el régimen más próspero para las colonias?
—El anterior.
—Pues, que se restablezca.
Y, para reimplantar la esclavitud en Haití, envió más de cincuenta naves llenas de soldados.
Los negros alzados vencieron a Francia y conquistaron la independencia nacional y la liberación de los esclavos. En 1804, heredaron una tierra arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar y un país quemado por la guerra feroz. Y heredaron “la deuda francesa”. Francia cobró cara la humillación infligida a Napoleón Bonaparte. A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del pecado de la libertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se cumplió, por fin, la redención final. Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos.
A cambio de ese dineral, Francia reconoció oficialmente a la nueva nación. Ningún otro país la reconoció. Haití había nacido condenada a la soledad.
Tampoco Simón Bolívar la reconoció, aunque le debía todo. Barcos, armas y soldados le había dado Haití en 1816, cuando Bolívar llegó a la isla, derrotado, y pidió amparo y ayuda. Todo le dio Haití, con la sola condición de que liberara a los esclavos, una idea que hasta entonces no se le había ocurrido. Después, el prócer triunfó en su guerra de independencia y expresó su gratitud enviando a Port-au-Prince una espada de regalo. De reconocimiento, ni hablar.
En realidad, las colonias españolas que habían pasado a ser países independientes seguían teniendo esclavos, aunque algunas tuvieran, además, leyes que lo prohibían. Bolívar dictó la suya en 1821, pero la realidad no se dio por enterada. Treinta años después, en 1851, Colombia abolió la esclavitud; y Venezuela en 1854.
En 1915, los marines desembarcaron en Haití. Se quedaron diecinueve años. Lo primero que hicieron fue ocupar la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. El ejército de ocupación retuvo el salario del presidente haitiano hasta que se resignó a firmar la liquidación del Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank de Nueva York. El presidente y todos los demás negros tenían la entrada prohibida en los hoteles, restoranes y clubes exclusivos del poder extranjero. Los ocupantes no se atrevieron a restablecer la esclavitud, pero impusieron el trabajo forzado para las obras públicas. Y mataron mucho. No fue fácil apagar los fuegos de la resistencia. El jefe guerrillero, Charlemagne Péralte, clavado en cruz contra una puerta, fue exhibido, para escarmiento, en la plaza pública.
La misión civilizadora concluyó en 1934. Los ocupantes se retiraron dejando en su lugar una Guardia Nacional, fabricada por ellos, para exterminar cualquier posible asomo de democracia. Lo mismo hicieron en Nicaragua y en la República Dominicana. Algún tiempo después, Duvalier fue el equivalente haitiano de Somoza y de Trujillo.
Y así, de dictadura en dictadura, de promesa en traición, se fueron sumando las desventuras y los años.
Aristide, el cura rebelde, llegó a la presidencia en 1991. Duró pocos meses. El gobierno de los Estados Unidos ayudó a derribarlo, se lo llevó, lo sometió a tratamiento y una vez reciclado lo devolvió, en brazos de los marines, a la presidencia. Y otra vez ayudó a derribarlo, en este año 2004, y otra vez hubo matanza. Y otra vez volvieron los marines, que siempre regresan, como la gripe.
Pero los expertos internacionales son mucho más devastadores que las tropas invasoras. País sumiso a las órdenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario, Haití había obedecido sus instrucciones sin chistar. Le pagaron negándole el pan y la sal. Le congelaron los créditos, a pesar de que había desmantelado el Estado y había liquidado todos los aranceles y subsidios que protegían la producción nacional. Los campesinos cultivadores de arroz, que eran la mayoría, se convirtieron en mendigos o balseros. Muchos han ido y siguen yendo a parar a las profundidades del mar Caribe, pero esos náufragos no son cubanos y raras veces aparecen en los diarios.
Ahora Haití importa todo su arroz desde los Estados Unidos, donde los expertos internacionales, que son gente bastante distraída, se han olvidado de prohibir los aranceles y subsidios que protegen la producción nacional.
En la frontera donde termina la República Dominicana y empieza Haití, hay un gran cartel que advierte: El mal paso.
Al otro lado, está el infierno negro. Sangre y hambre, miseria, pestes.
En ese infierno tan temido, todos son escultores. Los haitianos tienen la costumbre de recoger latas y fierros viejos y con antigua maestría, recortando y martillando, sus manos crean maravillas que se ofrecen en los mercados populares.
Haití es un país arrojado al basural, por eterno castigo de su dignidad. Allí yace, como si fuera chatarra. Espera las manos de su gente.
Tomado de: Página/12, Buenos Aires, domingo 4 de abril de 2004.

MIGUEL HERNÁNDEZ, POETA DEL PUEBLO

-Este año se cumple el primer centenario del nacimiento del poeta univesal Miguel Hernández, no es este un aniversario más, pues Miguel no es un poeta más, su duro y ejemplar periplo vital, su altísima poesía, su conciencia crítica, su compromiso con la causa de los trabajadores, su militancia comunista y su movilización contra el fascismo, lo convierten sin paliativos en el poeta del pueblo, todo ello nos obliga desde Primado a promover en este 2010, más aun si cabe, actividades que ayuden a conocer mejor al hombre, su poesía y su testamento vital.
Nuestro objetivo, pues, es doble: aproximar a las bases de la sociedad, niños y jóvenes, vecinos, ciudadanos corrientes, jubilados y cualquier persona con sensibilidad cívica y artística al que defendió hasta con su vida la libertad, la república y la justicia haciendo una poética (teatro, poesía, notas de prensa, cartas, etc.,) dialógica, fértil y hermosa, comprometida, amorosa, antifascista, contradogmática, fraterna. Acercar Miguel Hernández, vida y obra, a Institutos, colegios, centros escolares, asociación de vecinos, fallas, tertulias literarias, agrupaciones culturales, etc., más allá del estereotipo y más acá del poeta con musicalidad y sentimental afección amorosa. Que sin excluir lo muy meritorio y reseñable de su acento votivo, de su calidad técnica y de su empatía popular, profundizar en los alcances de su trayectoria al servicio de unos ideales que persiguen un mundo más vivible y compartible, con unas bases hospitalarias, solidarias y culturales que hoy son tan urgentes aprovechar y reflexionar.
Así mismo trabajaremos lecturas y aproximaciones del poeta con la visita a Institutos y colegios de poetas locales y de otros puntos de la geografía española que darán buena cuenta de cómo ha influido y como se revela hoy la conciencia poética hernandiana en los poetas españoles contemporáneos.
En Librería Primado, así como en el Café Cultural El Dorado, junto a a asociación poética Caudal, y otros centros culturales valencianos se propiciarán lecturas públicas. Queda claro que la mejor poesía, como es el caso de Miguel Hernández, emana de un hombre excepcional en un tiempo desastroso como fue el que nos devino con la guerra civil y el posterior régimen dictatorial.
Animar a la lectura, desde Miguel Hernández, es una oportunidad de facilitar a nuestra sociedad gozosas herramientas para construir un futuro mejor.
II
Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.
Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.
Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.
Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.
Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

Miguel Hernández, El hombre acecha (1938-1939)