BELEN GOPEGUI, EVA FERNANDEZ, DIALOGOS


Cuando todavía en el espacio de Primado permanecen los ecos del último acto literario, y la fuerza de las palabras de Carmen, David y Alberto se deslizan como un entrañable recuerdo entre los huecos que dejan los libros, (aun nos sentimos "eclisaícos" como dice Carmen que dice su abuela), ya preparamos el próximo y nos ilusionamos con lo que viene: Belen Gopegui, ¡¡vaya tela!!. Tenía su compromiso con nosotros desde hace algún tiempo y por fin aprovechando su viaje a la ciudad el próximo sábado compartirá una tertulia. La autora de entre otras, las novelas "El padre de Blancanieves", "Lo real", "El lado frío de la almohada", numerosos ensayos como "Pistoletazo en medio de un concierto" guionista de películas como "El principio de Arquimedes" y sobretodo la excelente "La suerte dormida", si a eso añadimos que se trata de una mujer comprometida con las causas de los más débiles socialmente, y que lo refleja en su literatura. Sera un inmenso placer para los amig@s de Primado el compartir estos momentos. Participará en la tertulia también Eva Fernández, amiga, autora de una primera novela "Inmediatamente después", que nos sorprendió y de la que disfrutamos en su lectura y posterior debate. Esta así garantizada una vez más un encuentro antológico.

En el local permanece expuesta la sugerente obra de Marblava, "El principi dels somnis"
Os esperamos, ya sabéis que el aforo es limitado.

El sábado 31 de Enero, a las 7 de la tarde

EL PRINCIPI DELS SOMNIS










marblava (València, 1974), fotògrafa de somnis, ens presenta el seu treball de fotografía, "El principi dels somnis"recolzat amb un poema de Consol Martínez. Amb aquesta exposició ens convida a envoltar-nos del soroll de les ones a través del somni de ser dona.








L´ultima dona és asseguda a la platja
i mentre remou la sorra,
les ones le mullen les cames.
Clou els ulls enmudida
i subjeta les passions
amb un fil descapdella de segles.
La seqüència de es ones
marca el ritme del temps,
i el temps és el recompte
de les passions contingudes
en l´eternitat de mar.
La dona, el principi des somnis.
Consol Martínez.

DEL 26 DE GENER FINS 21 DE FEBRER, obert de dilluns a dissabte.

RECITAL DE POESÍA



-Tres jóvenes poetas, desde Cádiz, Sevilla y Madrid, se citan en Valencia para compartir con tod@s nosotr@s en dos únicos
recitales-presentación sus últimas publicaciones, el viernes 23, la librería Primado a las 20 horas, y el sábado 24, a las 22 horas el bar El Dorado de la calle Alzira, seran los lugares de encuentro, para como en ocasiones anteriores, acompañar las voces nuevas y de la poesía crítica que tiene entre nosotros una especial acogida por cuanto sensible con la demoledora realidad. De nuevo se brinda ocasión para una poesía intensa, para un lenguaje rebelde y esperanzado.

-"MINIMÁS", de CARMEN CAMACHO
A medio camino entre el aserto filosófico, del que se aleja por una especie de movimiento de muñeca poético, y del poema, al que finta con resolución filosófica, las minimás de Carmen Camacho propician un sentido reticular que va ocupando un muy insólito territorio de identidad y de pasmo, sin otra fe que la del asombro y sin otro norte que el de un lenguaje que se ha levantado irónico, pizpireto, revoltoso, centrífugo, insumiso... y exacto. Es como si el pensamiento femenino, harto de correr por autovías o por raíles que apuntan siempre en la misma dirección, ya hasta el gorro de señoras (en)varadas y espesas, que parecen llevar consigo el dogal del martirio y la punición, como antes el Corazón de Jesús, decidiera de pronto echarse al monte, ponerle color y vértigo al paisaje, sorteara los baches, fuera arrancándole agujas a los pinos y con ellas en los labios nos rascara en el corazón o en los espejos, justo donde una/uno no quisiera que le rascasen.
"LAS CENIZAS DE SALVOCHEA" de DAVID FRANCO MONTHIEL

Hemos venido para no hacernos más los sordos, para golpear desde la palabra, para continuar en pie amándonos, para mirar el rostro de la muerte, y seguir soñando seguir viviendo. Hemos venido para no volver, para despertar en el paso adelante y ser cada día un único cuerpo que desea una luz en carne viva, todos los verbos con plural desinencia. Hemos venido para cambiar la vida.
-"HAY QUE COMERSE EL MUNDO A DENTELLADAS", de ALBERTO GARCÍA-TERESA.
También con poesía, Alberto une su canto al del coro que, todavía no ganado completamente para la alineación, busca un sentido a su propia vida y no ceja en proyectarse hacia lo inaudito, lo excepcional, la rotunda belleza que está por ganar y que sabe ocluida por el falso cielo de celofán y tontería que promete la producción capitalista y sus mercancías. Belleza por debajo de todo lo desvaído y atufado. Belleza desmayada que hay que levantar de nosotros mismos para que nos ayude a caminar por la vida nueva que sigue siendo nuestro ansiar común, nuestro sueño contra todo lo que nos esclaviza en nombre de lo real y lo sensato.

EL HIJO AUSENTE




EL HIJO AUSENTE, MIGUEL TOMÁS-VALIENTE

-Voy a recomendar un libro de digestión pausada y meditada, aunque de lectura rápida exige ser rumiado no por riesgo de indigestión sino por la trascendencia de lo que plantea, con el relato, el autor, nos traslada una reflexión inevitable sobre elementos claves de nuestro tiempo, el primero de ellos es la violencia, que ejercida en su expresión más espontánea por un juez no pasa de ser un puñetazo cargado de rabia e impotencia, pero cuyas consecuencias conducen a un atentado mortal. Es difícil analizar los comportamientos del protagonista de la novela, sin que pienses en el autor y en su dramática experiencia en la vida real, en ambos se intuye la necesidad liberadora de la escritura como medio para exorcizar los demonios que se revuelven en su interior, el lector no llega a discernir muy bien cuando se trata del autor, y cuando es el protagonista de la ficción, en forma de carta a su hijo por recomendación del psiquiatra, quien traslada sus sentimientos, su desconfianza, y su derrota en fin, pues acaba alejándose de la "civilización". Y si bien como lector no debo entrar en las causas personales que dan origen al relato, es difícil abstraerse de las mismas.
El libro lo leí por insistencia de mi amigo Tomás, con el comparto ciertos lugares comunes con el pasado, y en la actualidad por ser cómplices en desenmascarar a quienes en los tiempos duros vivían en chalet con piscina a costa de los que habitaban la carbonera, como muy bien describe en esta bella historia.
"Hay momentos en la vida en los que un hombre no
puede pensar nada; el desgarro oscurece la razón y solo
se siente lo animal, lo íntimamente instintivo. La bomba
que mató a Elisa encendió una llamarada en mi garganta,
una hoguera en la que morían todas las palabras,
todas las razones y toda mi bondad; sentí que me arrancaban
de cuajo el aliento y que, por la herida, mis ganas
de vivir, hirviendo, manaban a borbotones. Corrí despavorido
en cuanto se oyó el estruendo de la detonación. Salí
a la calle. Diez o doce personas miraban la escena inmovilizadas
por el susto y por la vergüenza de sentir el alivio
de que el muerto no fuera suyo. Me arrodillé, tomé
el cuerpo inerte de Elisa y lo apreté contra mí. Lloré con
desconsuelo; sé que lloré con desconsuelo. Y también sé
que fui incapaz de oír mis gritos".

DIAGONAL Nº 93


El periódico quincenal Diagonal, se consolida como un buen ejemplo de lo que se puede hacer desde la prensa no subvencionada, y basada en el trabajo colectivo, cuatro años y creciendo, el esfuerzo titánico les ha llevado a la cifra de 4.000 suscriptores, 12,000 ejemplares de cada número, en la librería crece el número de lectores, otra información, otra visión, que no se encuentra en la prensa oficial, el mayor reconocimiento se debe sin duda al empeño por informar con rigor, hablar de lo que no se habla, se ha ganado el favor del lector harto de tanta manipulación informativa. Podéis visitar su web http://www.diagonalperiodico.net/ . Como aperitivo os adelanto el inicio de una entrevista que aparece en el último número, el 93, el entrevistador Alberto García-Teresa, poeta, nos visitará próximamente, el entrevistado Matías Escalera ya forma parte de la nómina de amigos entrañables de Primado.
Matías Escalera, filólogo ligado a proyectos editoriales y culturales de transformación social, analiza en esta entrevista el estado de la cultura y el arte actual, ha coordinado el volumen ‘La (re)conquista de la realidad’, en el que colaboran novelistas, poetas, dramaturgos, profesores y editores.
DIAGONAL: Pregunta Alberto García-Teresa: ¿En qué estado se encuentra y para qué, y a quién, sirve la cultura actual?
MATÍAS ESCALERA CORDERO: Para comprender el estado de la cultura actual (entendido que estamos hablando del conjunto de instituciones sociales y manifestaciones artísticas y literarias, en el más amplio sentido del término, de todo aquello que la mayoría entiende hoy cuando oye la palabra ‘cultura’), sólo hay que mirar a nuestro alrededor, ver la televisión, ir al cine o al teatro, leer lo que se publica e inunda los escaparates de los supermercados del libro, etc. Carnaza hortera y distraída; magro espectáculo y mercancía en que el envoltorio vale más que el contenido... Tomemos, por ejemplo, el caso de los suplementos culturales de las distintas familias mediáticas, en los que cualquier atisbo de disidencia se castiga con la exclusión. O repasemos la ‘programación de festejos’, festivales, festivalitos y ‘centenariazos’… Tomemos el caso paradigmático de nuestro clown oficioso, Sánchez Dragó, a su numerosísima y sonriente comparsa, lo más granado de nuestra ‘cultura’, que ríe sin reparo alguno sus monsergas mostrencas y arbitrarias, pues el objetivo es ‘salir en televisión’, sea como sea, ya que, si no ‘sales’, simplemente no existes. Y no es que sean estúpidos, que no lo son, es que quien participa del espectáculo debe doblegarse y aceptar las normas impuestas por los dueños del circo, sean bebidas refrescantes, patrones políticos y mediáticos o banqueros. Es la ley del capital, y punto. Enfrente, hallamos una ‘cultura’ crítica minoritaria y dispersa, que pugna por materializarse, fragmentada y fragmentaria, encadenada, a menudo, a discursos circulares y herméticos, más atentos a la defensa de parcelitas de poder residual universitario o político, y a la rentabilización de pequeños montantes de capital simbólico, que a su eficacia práctica; ajena, por tanto, a la realidad real, y ciertamente autista con respecto del país y la sociedad en que se da; o que trata, otras veces, de reproducir a pequeña escala los mecanismos ‘empresariales’ de productividad y lucro capitalistas, con resultados más bien patéticos.
D: En alguna ocasión has dicho que la cultura actual está “vacía”.
M.E.C: Es el término que mejor define el panorama que acabo de esbozar. Y junto al “vacío abisal” –como lo definió Eduardo Mendoza–, la absoluta irrelevancia e inconsecuencia de los actos y de las palabras: ésta es la condición de los actos humanos en el capitalismo avanzado; y ésa es la condición de los actos culturales integrados en el ‘espectáculo’ mercadotécnico. Por eso, todo equivale a todo, lo nimio y lo trascendente, en las tertulias mediáticas, en los suplementos culturales o en las políticas institucionales; y, por eso mismo, algunos abogamos (y, desde [el libro] La (re)conquista de la realidad, lo intentamos), por una literatura, un teatro, un arte, con consecuencias, que entre en contradicción con la realidad, y que de hecho nos obligue a entrar en contradicción con ella.
D: En tu poemario Grito y realidad especificas, sin embargo, que “la poesía es un arma descargada y en desuso”.
M.E.C: Y no lo es en verdad. La poesía (como la novela, el cine o el teatro) por sí misma no basta, no es un arma, como pretendió y soñó Celaya, en tiempos de sueños y de pretensiones irresistibles y acuciantes… No es un arma, pero sí puede ser el inicio del camino para la toma de un arma, cualquiera que ésta sea, que cambie de modo efectivo la realidad; o la canción que acompañe su uso… La poesía no cambia la historia, pero sí la acompaña. Y eso es lo que trato de hacer con la mía, acompañar –literalmente– a mis ‘compañeros de trabajo’ (aquéllos que han renunciado a infligir sufrimiento a los demás) y arrastrar con ellos “sus silencios y su propio sufrimiento”, como quería el protagonista de la monumental y bellísima novela La estética de la resistencia, de Peter Weiss.

TOUJOURS BRASSENS, DE EVA DÉNIA


"TOUJOURS BRASSENS", es la última caricia de la voz de Eva Dénia, editado por Comboi records, además de "LLUVIA CASCABEL", de Julio Bustamante, "MÁS ALLA DE UNO MISMO" de Manolo Tarancón y "TAN ALTA COM VA LA LLUNA" de Carles Dénia. Todos ellos de una esmerada calidad musical para completar la discografia de melómanos exigentes.