PABLO NERUDA










El 23 de septiembre de 1973 fallecía el poeta Neftalí Ricardo Reyes Basoalto, más conocido como Pablo Neruda. Unos días antes, encontrándose convaleciente de cáncer, su casa de Isla Negra fue arrasada por los militares de Pinochet. Los soldados le advirtieron al poeta que sabían que en su casa ocultaba armas. Neruda admitió que, efectivamente, tenía un arma muy poderosa, aunque no podrían llevársela; que su arma era la palabra. Su funeral fue la primera gran manifestación de protesta contra la dictadura que había derrocado al presidente constitucional Salvador Allende. Neruda fue proscrito por su trayectoria política y porque en septiembre de 1969 fue elegido candidato a la Presidencia de la República por el Partido Comunista de Chile. A principios de 1970 renunció a ella a favor de su amigo, Salvador Allende, que murió en el asalto al Palacio de La Moneda, el 11 de septiembre de 1973. El gobierno de la Unidad Popular emprendió una serie de reformas que pretendieron avanzar hacia la justicia y el progreso económico y social en Chile, pero ponían en peligro los privilegios seculares de la élite social y los intereses de las multinacionales norteamericanas debido a su programa de nacionalizaciones, sobre todo, del cobre. El poeta que en octubre de 1971 recibió el Premio Nobel de Literatura, no tenía en ninguna ciudad chilena ni una pequeña calle dedicada a él. Incluso hoy no existe en Santiago ni en Valparaíso una avenida con su nombre. Hoy se cumplen 35 años de su muerte, días despues yo partía para "servir a la patría", en el petate introducía una selección de poemas editadas por El circulo de lectores, que aun conservo, cuando disponía de un momento los leía, era la forma de escapar de la sinrazón de lo que me rodeaba y del aburrimiento.
Pablo Neruda se comprometió abiertamente con la joven República española desde que estalló la Guerra Civil. El autor de `España en el corazón´ (1937), como cónsul especial para la inmigración española en París, se hizo cargo del proyecto Winnipeg, un viejo carguero francés que solía transportar a unas 20 personas y que fue adaptado para acomodar a 2.200 refugiados españoles. El día 3 de septiembre de 1939 el Winnipeg arribó a las costas de Valparaíso. Poco después el poeta escribía: «Todos fueron entrando al barco. Mi poesía en su lucha había logrado encontrarles patria. Y me sentí orgulloso».


Madrid (1936)

MADRID sola y solemne, julio te sorprendió con tu alegría
de panal pobre: clara era tu calle,
claro era tu sueño.
Un hipo negro
de generales, una ola
de sotanas rabiosas
rompió entre tus rodillas
sus cenagales aguas, sus ríos de gargajo.
Con los ojos heridos todavía de sueño,
con escopeta y piedras, Madrid, recién herida,
te defendiste. Corrías
por las calles
dejando estelas de tu santa sangre,
reuniendo y llamando con una voz de océano,
con un rostro cambiado para siempre
por la luz de la sangre, como una vengadora
montaña, como una silbante
estrella de cuchillos.
Cuando en los tenebrosos cuarteles, cuando en las sacristías
de la traición entró tu espada ardiendo,
no hubo sino silencio de amanecer, no hubo
sino tu paso de banderas,
y una honorable gota de sangre en tu sonrisa.

1 comentario:

  1. Que no se nos olvide que se puede glosar al amor y la vida y tener conciencia política, ser activo ciudadano y cantor de las libertades fraternas por una justicia que delimite la sociedad para no caer ni en fascismos ni en desordenes incivicos.

    Neruda supo cantar al amor y al soldado, a la libertad y al placer. Y aunque ahora se le tacha de machista porque algunos poemas conllevan un acento sospechoso de tal, indudable es su "Canto General"

    Y a más, estuvo como sabes en el Congreso antifascista en Valencia, 1937. Y firmó el manifiesto.



    Un abrazote

    Víktor

    ResponderEliminar